Normalmente cualquier fachada cuenta con un mínimo aislamiento que se encarga de encarar los efectos nocivos de la lluvia, el viento, la contaminación… siendo entonces solo esta primera capa la que acaba agrietada con el paso del tiempo: es su principal finalidad. Sin embargo, en muchas ocasiones el agrietamiento es